Todo acerca de
La gotita®

Para que La gotita® mantenga siempre su efectividad y para que tengas una experiencia de uso de excelencia es importante que sepas cómo, en qué objetos y en qué materiales utilizarla.
Compartimos contigo todo lo que necesitas saber en estos tips.

Para abrir por primera vez La gotita®, debes enroscar la tapa en el pomo hasta perforar la membrana, cuidando de no presionarlo demasiado para evitar derrames.

Aplicando poca cantidad obtendrás mejor pegado y un endurecimiento más veloz.

Conviene no someter la unión a esfuerzos antes de 1 hora.

Recuerda que La gotita® no adhiere sobre poliolefinas (polietileno y polipropileno), teflón (PTFE), goma EVA ni siliconas.

La gotita® es ideal para el pegado de partes que ajustan adecuadamente entre sí, no tiene capacidad de relleno.

La gotita® presenta su máxima resistencia a temperatura ambiente y resiste hasta 60°C dependiendo de la aplicación.

La gotita® no es inflamable.

La gotita® no soporta el fuego directo.

Si quieres usar La gotita® para superficies más grandes debes aplicar gotas a 2 cm de distancia entre sí, siempre en una sola cara.

Si La gotita® se derrama mientras la estás usando limpia inmediatamente con acetona la superficie afectada. Antes de usar la acetona comprueba en alguna zona poco visible, que el solvente no dañe dicha superficie.

Recuerda nunca presionar el pomo de La gotita® si la punta está obturada.
Destápalo con un alfiler teniendo la precaución de que no apunte a tu cuerpo.

Para prolongar la vida útil del producto, guárdalo bien cerrado en un lugar fresco y seco y si es posible de pie. Mantiene limpia la punta aplicadora con un paño o papel absorbente seco luego de usarla.

Si La gotita® se derrama en tus manos te recomendamos lavar con abundante agua tibia, retirar los excesos de material endurecido con ayuda de un abrasivo suave (tipo piedra pómez o piedra china) bajo chorro de agua. Luego aplicar crema protectora para suavizar.

En caso de que La gotita® entre en contacto con tus ojos no cierres los párpados, lávalos con abundante
agua tibia y consulta de inmediato a tu médico.

La gotita® no está aprobada para uso medicinal o veterinario, por lo tanto, no recomendamos su uso sobre ninguna parte del cuerpo humano, ni en animales, ni en aparatos dentales.

Iniciar Chat

Mira todo lo que podés pegar con La gotita®